Próxima creación de una plataforma de tecnología sanitaria en España
PDF Print E-mail

Se orientará a la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades, el cuidado integral de pacientes y a la mejora de los servicios de salud.

La creación de una plataforma para establecer una estructura estable en I+D+i que suponga convertir la tecnología sanitaria en uno de los motores del cambio económico. La iniciativa fue presentada por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) en el transcurso de un seminario para periodistas celebrado el pasado mes de octubre en Valencia y que se organizó con la colaboración de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS).

Esta plataforma se va a orientar hacia las áreas estratégicas de prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades; cuidado integral y rehabilitación de pacientes así como el acceso a la salud de los ciudadanos y la mejora de los servicios sanitarios. «La industria de la tecnología sanitaria contará a través de iniciativa en la que se cohesione la investigación y se establezca una estrategia común para todos los agentes involucrados», explicó Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin.

La plataforma estará integrada por la Administración, la industria, los grupos de investigación, los clínicos y los pacientes. Se pretende la participación de todas las autonomías.

Innovar

Innovar no es sólo rentable económicamente a medio y largo plazo, sino que es la única vía para generar productos propios competitivos y, en consecuencia, riqueza para el país. Así lo destacaron los expertos que participaron en el seminario de Valencia sobre la contribución del sector de la tecnología sanitaria a la innovación del sistema producto. «Para España, la única manera de hacerse un hueco en el mercado internacional es generar empresas capaces de crear producto propio», indicó Lluís Chico, director general de la empresa Neos Surgery.

Otro de los temas abordados fue el de la evaluación de la innovación. «En el complejo proceso de evaluación hasta la fecha nos hemos centrado en los beneficios finales medidos en términos de mejora en la esperanza y la calidad de vida en relación a su coste. Un reto futuro será poder incluir en el proceso de evaluación el impacto de las innovaciones sanitarias sobre otros elementos de interés como sería la creación de conocimiento, los canales que orientan la futura investigación y otros beneficios económicos derivados, explicó Juan Oliva, vicepresidente de la Asociación de Economía de la Salud.

De otro lado, un estudio premiado recientemente por esta asociación, en el que se estimaba el coste y los beneficios de los cambios realizados en el cuidado de la cardiopatía isquémica en España entere 1998 y 2003, se muestra que las innovaciones sanitarias incrementaron significativamente los costes por paciente tratado, pero a cambio se pudieron salvar miles de vidas. «La conclusión fue clara: a pesar de que la incorporación de la tecnología incrementó el gasto, los beneficios en la salud de los pacientes justificaban con creces este coste añadido», matizó Oliva.

Para Margarita Alfonsel, esto viene a reforzar las conclusiones de otros estudios que demuestran que el efecto neto de la introducción de nuevas tecnologías es claramente positivo. «Todo conocimiento generado a partir de la investigación y desarrollo en biomedicina redunda en una mejora sustancial de la calidad de vida y nivel de salud que disfruta la sociedad», reafirmó.

Fenin es una organización de ámbito nacional con más de 500 miembros, fabricantes y distribuidores de productos sanitarios (salvo medicamentos) que representan más del 80% del volumen de negocio y dan empleo a más de 24.000 trabajadores. El seminario lo abrió el presidente de Fenin, Carmelo Sanz, y el presidente de ANIS, José Manuel González-Huesa.

Haga click en el siguiente enlace para acceder a la noticia a través de su fuente original, DIARIO MONTAÑÉS